viernes, 5 de febrero de 2010

Correr

Corrió por el largo pasillo, lleno de puertas y corredores, estaba desesperada, había conocido al chico raro hace no más de dos semanas, y el insistió con que fuera a la casa, ella, confiada en la cara de inocente que él portaba, accedió a la propuesta. La presentación con la familia fue incomoda, bastante, muy tensa, al sentarse a la mesa, el hermano menor salto de su silla al grito de “Díganle de una vez que la cena es Ella!”. Él se abalanzo hacia el hermano menor, mientras Papá y Mamá se predisponían a correrla, lo golpeo hacia el otro lado del comedor, la miró rápido y le gritó: “Corre!”.
Y ahora se encontraba ahí, corriendo de una familia de vampiros que la tenían aprisionada en su casa, se detuvo lentamente, mirando al suelo, al ver que nadie corría tras ella, sintió una voz en la cabeza “por qué paraste?”.
“Porque es su intención, porque para esto me sedujiste, porque les gusta correrme por ahí como si fuera su presa, porque eso soy, su presa, o no?”, se hizo un silencio abrumador, y él salio de uno de los pilares junto a ella, la miró fijo y dijo “Lo divertido, es que corran…”
Un tiempo después de que el revuelo en las noticias pasara, la extraña familia, tenia una nueva integrante en la mesa…

Gracias por leer.

1 comentario:

Almendra dijo...

yo tengo un lápiz más chiquito. un montón, bah, adentro de un foco.
¡saludos!