viernes, 22 de febrero de 2008

Puñalada

Caminaba por el cordón de la calle como si fuera una nenita, y en su cabeza recordaba lo ocurrido hace unos instantes en la plaza… “Perdón, fueron los años mas maravillosos de mi adolescencia, pero es hora de terminar… conocí a una chica, sí es verdad, y qué? Te di los mejores años que pude haber dado! Ya esta! Basta! No da para mas!... Si ya se lo que te prometí, no todas las promesas son reales…”

Con una tristeza disimulada, ella seguía su bamboleo por el cordón, con una idea desesperada y llena de ira “las promesas, se cumplen…”

Dos mañanas más tarde los policiales relataban un crimen pasional, una historia de amor un tanto cruda, una promesa vacia, y 5 puñaladas que se habian clavado con tanto amor, como con odio... y ella aún abrazaba el cadaver de su gran amor...

“Lo que se promete, se cumple…” (no lo olviden)

1 comentario:

celestecielo dijo...

Hola Dami! que bueno saber de vos...

Me gusto el escrito, tiene su encanto y su oscuro tambien... la misma que camina por los cordones como una nena tambien es aquella arrebatada que no entiende la superficialidad y ligereza con que hizo sus promesas su gran amor.

Me gusta el titulo de tu espacio, descontracturando, me hace pensar en intentar soltarnos un poco en medio de esta vida que generalmente se hace rutinaria y que pareciera que vamos todos haciendo lo mismo todo los dias... intentar un poco romper esta estructura y animarnos a ser un poco diferentes...

te dejo saludos!