jueves, 19 de febrero de 2009

Viceversa

Los pies casi le ardían de tanto caminar pero era algo que adoraba hacer y la arena y el mar estaban particularmente adorables esa tarde, si bien estaba nublado, las nubes amainaban el calor; un vestido a rayas y un sugerente escote distrajeron su atención, las nubes, el mar, la arena, los caracoles y el gordo que dejaba ver su peludo culo, dejaron de molestar… Esos ojos verdes lo estaban mirando! Era perfecto! Ella se reía! Algo mejor? Un andar casi perfecto entre las espumosas olas rompientes, maravillosa con su pelo suelto… Pero el mar es traicionero, y con la marea baja vienen las irregularidades de la arena, esas decadencias imprevisibles y por no prestar atención se corre el riesgo de quedar no solo mojado, sino como un idiota…

Pero ese momento fue impecable, ni besos, ni caricias, ni amor, ni desilusión, solamente sus ojos viendo los de ella y viceversa, un minuto de tranquilidad, casi de felicidad…

Y una pequeña sonrisa se dibujo en su cara…

Gracias por leer.

6 comentarios:

Luna dijo...

Todo en una mirada. Eso es mucho.

Estoy feliz de que hayas vuelto.

Besos

Silence dijo...

hermoso como siempre
besoooooos mil

Berenjena Voladora dijo...

Vo!! guríii!!! a ver si me avisás cuando te me volvés por estos parajes!!!! :P

VOVLVISTE DAMIIIIIII!!! qué bueno!!!!

Me alegro pila!! y con todo gusto me voy a seguir paseando por tu vecindario! :D

MUY LINDO! Y me encantó lo de "el gordo que dejaba ver su peludo culo" jajajaja qué maestro!


Besos desde el Berenjenal!!!

Rocío dijo...

es un buen momentaaa!!

eso diría Mariano Closs...

Leandro dijo...

jajaaa. And all in good timeee!!

eso diría Noel!

Florfloyd dijo...

..y Zeppelin diría:
"Good times, Bad times" jaja
esos momentos, si, que son dorados.
un abrazo